Fundamentos de la carrera

El creciente grado de complejidad de la sociedad actual impone al Estado nuevos desafíos, toda vez que con ello también aumentan las demandas sociales y la complejidad de éstas.
Esta situación acarrea tanto una expansión funcional estatal, como también, un redoblado esfuerzo de innovación en la gestión y en la política de recursos humanos tendientes a encauzar y dar respuesta a tales reclamos. Asimismo, es preciso maximizar el impacto de las políticas públicas orientadas a satisfacer las necesidades de la vida moderna, y garantizar los derechos individuales y colectivos de los ciudadanos, en el marco de la consolidación de la vida democrática.
La dinámica de este escenario requiere funcionarios y agentes capacitados para contar con los medios necesarios que les permitan afrontar satisfactoriamente los nuevos desafíos impuestos al poder administrador, más allá de los esfuerzos habituales tendientes a optimizar el funcionamiento de la Administración Pública, tales como los procesos de desconcentración y descentralización político-administrativas, la planificación estratégica, la conectividad y la actualización informática conforme los avances tecnológicos, la coordinación de acciones y criterios entre organismos de competencias concurrentes, la participación ciudadana y el control social de la gestión pública, entre otras.
Estas circunstancias, que fluyen de un modelo social sumamente complejo, reafirman la necesidad de proveer a la actividad de la administración pública con condiciones de profesionalidad y compromiso, que garanticen transparencia, legalidad, objetividad y eficiencia. Para eso, resulta necesario intensificar estudios e investigaciones tanto básicas como aplicadas para la Administración en el ámbito estatal, que contribuyan a que la idoneidad imprescindible en el desempeño de tareas, y la ética propia de la vocación de servicio, sean más que un enunciado o requisito formal.
Conforme lo expuesto, esta Carrera no pretende ser una Tecnicatura más en la oferta educativa orientada al Sector de la Salud y la Seguridad Social, sino ser un aporte que contribuya a la formación de los agentes con un enfoque superador, basado en la adquisición de conocimientos, como también en el desarrollo de una actitud comprometida con los fines de la seguridad social. En este sentido, esta pretensión engloba eficacia, compromiso y ámbito de competencia. Si bien esta tecnicatura comprende la eficacia técnica en la formación del agente, prioriza la transmisión del compromiso del mismo en el ámbito de la salud y lo constituye en un agente sanitario, definido éste como un trabajador de salud que orienta, promueve, promociona, y ejecuta estrategias y acciones inherentes a la implementación de políticas sanitarias. Es el contacto directo entre la población y los servicios de salud.