Nuevas Credenciales Ambulancias |

EL SOL ESTÁ FUERTE

Con la llegada del verano, llegan los problemas relacionados con el sol y las altas temperaturas.
Se desestima la intensidad de los rayos solares y un protector solar menor a 50 hoy no es suficiente para evitar los rayos malignos del sol.

Consejo:

  • Aplicá abundante cantidad de protector, de amplio espectro (que proteja contra los rayos UVB-UVA), con FPS (factor de protección solar) +50. Cubrí toda la piel expuesta y los lunares. Realizalo 30 minutos antes de exponerte al sol (ya que debe penetrar en la piel) y renovalo cada 2 horas o luego de salir del agua.
  • Evitá la exposición directa al sol entre las 10 de la mañana y las 16, cuando los rayos ultravioleta son más intensos. Recordá que la arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y aumentan su acción.

Por otro lado, la exposición al aire libre en horas pico, en días de alta temperatura, es un factor clave para desencadenar golpes de calor.

Consejo:

  • Usá ropa y accesorios adecuados: gorro o sombrero de ala ancha, ropa clara de trama apretada pero holgada (con mangas) y anteojos de sol con filtros para RUV (radiación ultravioleta). Hay muchos anteojos “truchos” que no retienen la radiación y sólo te sirven estéticamente pero te dañan la vista.
  • Hidratate con abundante agua. Durante los meses de calor, el cuerpo comienza a transpirar en mayor medida para poder conservar la temperatura corporal normal. La deshidratación ocurre entonces cuando la eliminación de agua supera a la ingesta.  Y si practicás deportes en verano debés ingerir 250 ml de agua antes de hacerlo, cada 30 minutos de actividad, y un litro y medio después del ejercicio, para evitar cuadros de deshidratación. En general, no dejes pasar más de 2 horas al día sin beber un vasito de agua, por eso andá siempre acompañado de una botella o levántate de tu lugar de trabajo para servirte un vaso.

¡No es lo mismo mate que agua!

Cuando hablamos de agua estamos hablando de ingerir agua, no a manera de infusiones. Mucha gente confunde este punto e incluye dentro de estos 2 litros diarios el agua que toman entre mate, té, café y demás. ¿Cuál es el problema? Todas las infusiones tienen un efecto diurético sobre el organismoes decir que nos hacen perder líquidos a través de la orina. Es por eso que no nos hidratan y no solo eso, sino que además nos hacen perder mayor cantidad de sales minerales (Sodio, Potasio, Magnesio, etc). Por lo tanto, siempre se debe tomar la cantidad de agua recomendada, y beber infusiones en forma moderada.

¿Querés más info?

Lunares al sol

sol_fuerte

Diciembre de 2017