Nuevas Credenciales Ambulancias |

Información y precaución, para evitar las picaduras de alacranes

 

Ante la aparición de alacranes (también llamados escorpiones) en distintos puntos del área Metropolitana, se recomienda controlar y evitar la presencia de estos ejemplares en los domicilios, ya que allí se producen la mayoría de las picaduras, y tener precaución en aquellos sitios donde podemos encontrarlos.
Es importante revisar y sacudir prendas de vestir y calzados; la ropa de cama antes de acostarse o acostar a un bebe o a un niño; tener precaución cuando se examinan cajones o estantes y evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes. También utilizar rejillas sanitarias adecuadas en desagües de ambientes y sanitarios; controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras; colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas; revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos; realizar el control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.
Se debe realizar el aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores;  controlar la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a los escorpiones; evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña y hojarasca, porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan.  
Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se puede aplicar plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado.
En caso de sufrir una picadura, no hay que realizar tratamientos caseros, sino aplicar hiel y consultar rápidamente a un médico. Si es posible, lo idea es identificar al insecto, pero nunca recogerlo con las manos. En la consulta médica evaluarán la gravedad del envenenamiento y si es necesario aplicar el antídoto correspondiente. El mismo ha sido distribuido por el ministerio de Salud bonaerense y se suministra en forma gratuita en hospitales y centros de salud.

Especies y pasos a seguir en caso de envenenamiento

Aunque existen numerosas especies de escorpiones en Argentina, hasta la fecha solamente se ha asociado a accidentes graves y muertes en el humano a la especie Tityus trivittatus (Familia Buthiidae, que se diferencia de las demás por ser de color marrón claro).
Es una especie ampliamente distribuida en el país, que se encuentra preferentemente en ámbitos urbanos y en estrecho contacto con el hombre, dado que habita en galerías subterráneas, sótanos, cañerías, túneles, oquedades de paredes y lugares de características parecidas, donde pueden proveerse de alimento sin mayor competencia y a su vez están libres de otros predadores, con la sola excepción del ser humano.
La picadura de la especie Tityus trivittatus puede ser peligrosa sobre todo en ancianos o niños y en personas con problemas de salud (como hipertensos, cardiópatas o diabéticos) en los que la atención médica debe realizarse con mayor urgencia que en un adulto sin afecciones.
El signo más destacado del envenenamiento por esta especie de alacrán es el dolor agudo y de alta intensidad que se produce en el lugar de picadura inmediatamente después de que el animal inyecta su veneno. Puede ser sólo local, con gran dolor en la zona de la picadura, que puede extenderse hacia el tronco con el correr del tiempo, sin producir daño en los tejidos en los que se produjo la picadura (independientemente del tiempo transcurrido desde la misma). En estos casos, no corre peligro la vida del  paciente.
Cuando el envenenamiento es generalizado, también hay dolor local, pero resultan afectados diferentes partes del sistema nervioso autónomo y otros tejidos que complican el cuadro. La persona picada puede mostrar cuadros de alteración del sistema nervioso, con taquicardia, dificultad respiratoria, salivación, lagrimeo y temblores, entre otras, pudiendo observarse en los casos graves vómitos, diarreas y alteraciones electrocardiográficas.
Ante la confirmación de una picadura de la especie Tityus trivittatus debe trasladarse al paciente rápidamente a un centro médico para su evaluación médica. Cuando solamente hay signos locales no se requiere internación ni uso de antiveneno, mientras que cuando se produce un envenenamiento generalizado, son necesarias la internación y la pronta aplicación del antídoto.
La rapidez en la consulta y el traslado es muy importante dado que los mejores resultados clínicos se obtienen cuando el antiveneno se aplica antes de las dos horas de transcurrida la picadura.